dimarts, 2 de desembre de 2014

Més sobre el futur Pla d'accessibilitat de la Ciutat de Tarragona

Sembla que l'accessibilitat pren notorietat a la premsa de la Ciutat de Tarragona.

Avui ha sortit als diaris:

  • Diari de Tarragona 2/12/2014


Entidades y personas con discapacidad reconocen que la ciudad ha hecho esfuerzos por eliminar barreras, pero dicen que la falta de coordinación echa por tierra buenas intenciones

 Publicado: 21:54 - 01/12/2014
Carles Balañá va en silla de ruedas y cuenta que el cambio que ha dado la ciudad en los 17 años que lleva viviendo aquí, en materia de accesibilidad, es enorme. No obstante los esfuerzos que se hacen, que no son pocos, muchas veces terminan por empeorar la situación que pretendían arreglar. Pone un ejemplo reciente: la inversión realizada en el paso soterrado de la Plaça dels Carros. Para quien va en silla de ruedas la opción es tomar dos ascensores: uno para bajar al paso soterrado y otro para subir. Hasta aquí todo bien, si no fuera porque es más que frecuente que uno de los ascensores, o los dos, estén estropeados, con lo cual las personas en silla de ruedas ya no pueden pasar. Es cierto, reconoce, que antes había que cruzar por las vías, pero el paso era accesible. Ahora, cuando se dañan los ascensores, toca dar una vuelta de kilómetro y medio hasta El Serrallo para pasar al otro lado. Balañá no es técnico en la materia, pero cree que si se hubiera tomado en cuenta la opinión de personas como él tal vez se habría planteado otra alternativa, como rampas, por ejemplo.
Y como éste, los colectivos de personas con discapacidad aseguran que abundan los ejemplos de cómo la accesibilidad muchas veces parece sólo un trámite más.
Justamente éste es uno de los problemas que se espera pueda atajar el plan de accesibilidad municipal, un documento que una ley autonómica ya exigía a todos los municipios desde 1991.
Finalmente, dicho plan parece haberse desencallado. La concejal de movilidad, Begoña Floría, ha anunciado que el gobierno municipal firmará, antes de que acabe el año, un decreto para la creación de una comisión que comenzará a trabajar en 2015 y cuyo principal propósito sería la redacción del plan. La comisión estará presidida por Victoria Pelegrin, actual concejal de licencias y anteriormente de Serveis a la Persona.
La creación de la comisión, no obstante, llega precedida de polémica, ya que hace unos días Jordi Planas, portavoz del Colectivo Tarragona Sense Barreres, denunciaba que el presupuesto de 2015 no contemplaba ninguna partida para ejecutar el plan de accesibilidad como una parte del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), fórmula por la que el ayuntamiento habría apostado en un principio.
No obstante, Floría recalca que el Plan de Accesibilidad, aunque tiene que ver con la movilidad, afecta muchas otras áreas, como por ejemplo la informática, para garantizar que las webs sean accesibles.
En lo que se refiere a presupuesto, Floría reconoce que, si bien es cierto que no hay una partida específica para el plan, dentro de las cuentas del año que viene sí que hay recursos para hacer trabajos en la vía pública de mejora de la accesibilidad. Considera que, aun sin tener el plan, la ciudad ha realizado muchos avances no sólo en cuanto a la supresión de barreras arquitectónicas, sino de la atención de los ciudadanos.

Ver para creer
Después de conocer el anuncio, Planas da un voto de confianza al ayuntamiento, aunque con el «si no lo veo no lo creo» por delante. Eso sí, asegura que la designación de Pelegrín le parece muy acertada. Considera que es una personas muy calificada, no sólo porque es arquitecto de formación, sino porque demostró gran compromiso con la discapacidad en su período como concejal de asuntos sociales. Planas considera que no se trata de un problema de presupuestos, sino de voluntad. «Mataró tiene un plan desde 1996... ¿Es que Tarragona es menos que Mataró?», se pregunta.
Un estudio realizado por la Generalitat en 2012 dejó mal parada a la provincia de Tarragona, donde sólo el 15% de los municipios tenía un plan. La cifra llegaba al 50% en Barcelona, al 30% en Girona y al 11% en Lleida
Lluís Roig, arquitecto técnico, ingeniero de edificaciones y responsable de la Fundación Tarragona Unida del Col·legi d’Aparelladors, Arquitectes Tècnics i Enginyers d’Edificacions de Tarragona (COATT), comparte el escepticismo: «Hasta que no vea que se pone hilo a la aguja... Estamos cansados de comisiones que no se llegan ni a crear. Tenemos que hacer un diagnóstico, hacer un plan y cumplirlo. Estará muy bien tener un plan, pero si no se hacen los trabajos en la calle no sirve de nada».
Planas, por su parte, cree que será prioritario recoger las experiencias de otras ciudades vecinas que tengan dimensiones y características similares a las nuestras. En su opinión, se deberá contratar una consultora especializada, pero cuanto más información tenga el ayuntamiento, mejor para poder orientarle.
Roig recuerda que en un Plan de Accesibilidad no hay que pensar sólo en personas con discapacidad. «Todos, en momentos intermitentes de la vida, podemos estar limitados en el movimiento». Se refiere, por ejemplo, a que es necesario adaptar las calles para que puedan circular también sillas de bebés, personas con bastón, muletas, andador o cualquier tipo de ayudas técnicas e incluso alguien con un carro de trabajo.





  • Diari Més 2/12/2014

Denúncien la manca d'accessibilitat de les parades de autobusos


A dalt, la parada d'autobús per accedir al Pont del Diable i, a baix, la del carrer Enric d'Ossó.

El col·lectiu de voluntaris Tarragona sense barreres destaca que alta condicionar algunes parades per que no hi cap ni la cadira de rodes

Ana Fortuny.

La ciutat encara te deutes pendents pel que fa a la accessibilitat. Des del col·lectiu de voluntaris Tarragona sense barreres destaquen la manca d'adequació de diverses parades d'autobusos, per tal que aquestes permetin que la gent amb mobilitat reduïda pugui accedir als autobusos adaptats. Un dels membres del grup, Jordi Planas, explica que, tot i que en els darrers 8 anys s'ha treballat per adaptar els autobusos, "falta aconseguir que totes les parades siguin accessibles".  D'aquesta manera, posa en evidència diversos punts dels carrers de Tarragona en els quals la vorera o l'espai que hauria permetre traspassar del carrer a la rampa de l'autobús és inexistent o de dimensions reduïdes per encabir una cadira de rodes.

"Al carrer Enric d'Ossó, situat davant de l'Institut d'Antoni Martí Franquès no hi ha espai suficient perquè s'hi situï una cadira de rodes i, per tant, no serveix de gaire que els autobusos estiguin adaptats", argumenta Planas. Així mateix, acusa la manca de parades "en condicions" a punts com la Via Augusta, per tal d'aturar-se a la Cala Romana o a la N-240 per accedir al Pont del Diable. "La parada de l'Aqüeducte de les Ferreres et deixa al mig de la carretera, és perillós", afegeix. Fa temps que diverses associacions de veïns han denunciat aquest fet, atès, que s'ha convertit en un espai cada vegada més visitat per als nouvinguts, però que no regeix les condicions de seguretat necessàries.

A la vegada, Planas, argumenta que "Si jo no tinc un transport per anar a un lloc no poder accedir-hi com una persona que pot caminar. El problema de l'accessibilitat exclou a determinades persones de poder gaudir de la ciutat". Des del col·lectiu exposen que "s'ha fet molta feina per superar les barreres arquitectòniques, però encara queden coses per solucionar". A més, lamenta que, de vegades sembla que només tinguem dret a desplaçar-nos per anar al metge o en ocasions concretes".

Manca de bancs a la Part Alta
Un altre dels punts de mira del grup de voluntaris és la necessitat d'ampliar part del mobiliari urbà de de la Part Alta de la ciutat . "Per a les persones amb mobilitat reduïda, el fet de no trobar bancs fa que ens quedem sense passejar i caminar per molts punts", assegura Planas.
Així exposa exemples com el carrer Cavallers, Major o de la Nau, els quals no comptarien amb "cap banc per seure i descansar". A més, des del col·lectiu de voluntaris recorden que la zona de l'interior de les muralles continua sense transport públic. "Necessitaríem micro-busos per poder accedir-hi sense problemes", afegeix. El col·lectiu acostuma a fer arribar les seves reclamacions en reunions amb tècnics del consistori.




Altres entrades relacionades:

Cap comentari: