diumenge, 14 d’agost de 2022

Se hace tarde / Oscurece / Negro día

SE HACE TARDE


Se hace tarde, ya te vas...

y al irte tú, va a quedar

en silencio y suspendida

la vida que tú me das.

                                                20-VIII-73   BARCELONA

             ------


OSCURECE

 

Oscurece, no se ve...

y para qué quiero ver

si ya no lo veo a él...

                                               15-VI-73

             ------


NEGRO DÍA


Negro día que sigue a noche atroz

¿Por qué amaneciste

si solo me traes horror?

                                               ALVARO ROGER

                                                                               BARCELONA, 5-IX-73

 

[Mª Concepción Manzano Álvaro]

[Mecanoscrit]

dissabte, 13 d’agost de 2022

Mimetismo

 Paseando la mirada

por los grises tornasoles

de las cárdenas montañas,

siento el alma derramada

y fundida en sus colores

en una vivencia extraña,

como si una mano artista,

en polícroma paleta,

a mi mente recoleta

plasmara en tela infinita...



Mª. Concepción Manzano

Esplugas. 74 '78.


[Manoscrit]

divendres, 12 d’agost de 2022

diumenge, 7 d’agost de 2022

Impensada

 Sólo viendo;

oyendo sólo y sintiendo,

va mi alma apeteciendo

tiempos de eterna Verdad.


Buscando la soledad

sin quimérica piedad,

vago sin pensar acaso,

que está muy cerca el ocaso

del declive de mi paso...



Sarriá. 24-VII-77            Mª. Concepción Manzano

 

[Mecanoscrit]

dissabte, 6 d’agost de 2022

Anonadada

                                             Por ALVARO ROGER

Pasión, ardor y furia desvelada

saliendo a tu paso me trajiste, 

y en mis venas ternura derramada

curando en la locura que no diste.

 

Para hallar fontana clausurada

largo camino he recorrido triste,

pausada, a veces, luego apresurada,

desde el momento que de mí saliste.


Piedra helada junto a llaga roja

en convivencia hiriente y despiadada

en la fría humedad que no me moja.


Hontanar que me acoge extenuada,

donde apenas titila y cae una hoja

en mi frente de pasmo anonadada.


                                                        Barcelona /73


[Mª Concepción Manzano Álvaro]

[Mecanoscrit]

 

diumenge, 31 de juliol de 2022

De polietileno una rosa

 En el tarro del laurel

tengo puesta en la cocina,

una rosa, que ilumina

como si fuera cestilla

de fragante andarivel.

 

Luchando contra el calor,

las grasas y los vapores,

persiste la rosa mía

conservando sus colores.

 

En lides con hierbabuena,

entre las ollas la vi

y más tarde sesteaba

muy cerca del perejil.

 

El clavo  le tiene envidia

y he visto con mucha pena,

como la parda canela

su presencia rehuía.

 

El láudano y la pimienta

la miran; él como ausente,

y élla, como contenta

de tenerla allí presente.

 

La cayena no la irrita

ni el tomillo hace perder

esa su color bonita

y aterciopelada piel.

 

Jamás una rosa pudo

vencer a la violencia 

del calor y los vapores

sin ajarse sus colores.


Por eso, aquí su presencia,

desconcierta y maravilla,

porque igual, día tras día,

va alegrando con su gracia

la triste cocina mía.


DE POLIETILENO ES LA ROSA,

inanimada en su esencia,

a Natura desafía

con milagros de la ciencia.



Mª Concepción Manzano Álvaro

BARCELONA - Julio/77


[Mecanoscrit]

dissabte, 30 de juliol de 2022

Mi nidada

¡Ay, mi amada codorniz!

¡Ay, mi grácil golondrina!

¡Ay, mi amigo colibrí

y mi admirada abubilla!


Como vosotros cubrí

con mis alas MI NIDADA

y con mi celo y mi fiebre,

me pasé noches enteras

solitaria bajo el cielo,

cobijando a mis polluelos.


Aquellos chicos embriones

que rasgaron mis entrañas,

les di también con amores

mis más ardientes desvelos.


Como a niñas de mis ojos los cuidé,

mi alimento para ellos solo fue,

no hubo risco,

no hubo peña,

no hubo pico

que aunque mis alas rompiera no escalé,

llevándoles todo aquello que cacé

y así hubo,

y así creció,

y así tuvo

con qué comer  MI NIDADA.


Fue lento el aprendizaje

para empezar a volar

e intentos de aterrizaje

para su presa cobrar.


Más una vez empezaron,

con alegría y presteza,

al espacio se lanzaron

y ... ya no volvieron más...


¡Ay, mi amada codorniz!

¡Ay mi grácil golondrina!

¡Ay, mi amigo colibrí

y mi admirada abubilla!


Como vosotros hacéis,

también dije a mis polluelos

que había, llegado el día,

que cumplir la obligación

de unirse a la bandada

siguiendo la emigración.


No creyendo a sus mayores

pensaron con fatuidad,

que otros lugares mejores

se abrirían a sus sueños

e infantil ingenuidad.


Aquellos chicos embriones,

que rasgaron mis entrañas,

llevan hoy, entre sus picos,

los jirones de mi alma...


M.ª. Concepción Manzano. / BARCELONA-21-VI-77


[Mecanoscrit]

diumenge, 24 de juliol de 2022

Los derechos de la mujer

 Bajo el lema común de "Los Derechos de la Mujer", sale a la luz este nuevo boletín, en que se recogen diversas voces, ya en prosa ya en verso, de un tema tan candente. Sobre el mismo, se han escrito ya innúmeras cuartillas de plumas cualificadas. Expertos en derecho, legistas y humanistas desde tiempos ha, se ocupan del asunto con argumentos cada vez más acordes con la razón y la propia naturaleza humana.

El tema no es nuevo, ni mucho menos; por la historia, tanto profana como religiosa, y las leyes de distintas épocas y países, podemos ver como la mujer ha ido siempre (salvo notables excepciones, de las que hablaré más tarde), luchando por abrirse camino a través de una maraña de injusticias y desigualdades de trato, para equipararse a las prerrogativas de que parece disfrutar el hombre y los derechos que se irroga por el mero hecho de serlo. Derechos estos, que a la mayoría de las mujeres, nos gustaría saber cuándo los adquiere el hombre y, sobre todo, cuándo los habíamos perdido las mujeres...

Si no recuerdo mal, y en el Libro de los Libros, hay constancia incontestable de ello, parece ser, que en el Paraíso, no había diferencia alguna entre las prerrogativas de Eva y Adán; es más, parece deducirse del texto sagrado, que las iniciativas las tomaba más bien ella. No voy a sacar a relucir aquí, una acción cuyas tristes consecuencias pagamos por desgracia todos, pero, por lo que a la idea inicial de decidir se refiere, no parece que nuestra Madre Eva se considerara dependiente de Adán para tomar iniciativas, y no siguiera se puede atisbar una actitud supeditada a él, en el mero hecho de consultarle sobre la conveniencia o no, de comer el fruto prohibido. Se ve, más bien, una actitud de colaboración, de igualdad, de tú a tú. Después de la caída, sí que ciertamente, parece que Dios supedita la mujer al hombre diciendo que este la dominará, pero ¡ojo!, no que sea inferior en este orden de cosas; se les quitan tanto a Eva como a Adán los dones especiales y sobrenaturales de que disfrutaban; en el orden natural lo que les ocurre es un cambio cualitativo de su paradisíaco bienestar que ven trocado en una vida dura supeditados ya al trabajo, el dolor, la enfermedad y la muerte. Por otra parte, la supeditación bíblica de la mujer al hombre, y los hijos, no parece ser tan fuerte ante el sinnúmero de responsabilidades que lanza el Altísimo sobre la cabeza de nuestro primer padre, sudor, trabajo, ganarse el pan para él y su compañera de fatigas etc... etc...

Como no quiero salirme del tema, y pretendo mantenerme en el tono de igualdad y paridad de derechos de hombre y mujer, no voy a resaltar lo que de positivo haya en esta última, que permita adivinar, o incluso, demostrar, que algunas de sus cualidades, o naturales predisposiciones, pudieran rebasar las equivalentes masculinas. Me voy a permitir tan solo recordar, (como decía antes), algunas manifestaciones de poderío femenino a través de la historia.

Parece ser, que en la más remota antigüedad, en la tribu prehistórica, hubo ya largos períodos en los que rigió la mujer, a la que algunos historiadores de renombre, designan con el inicial sustantivo de HOMBRA, de que fácilmente se atisba el derivado; si esto fue así, los principios del concepto, son ya muy dudosos...

Recordemos también, aunque sea de un modo rápido, las mujeres amazonas, las sacerdotisas, las vestales, verdaderos estados de privilegio, y los matriarcados que han existido en todos los tiempos, y de los que todavía quedan residuos en numerosos países de la actualidad.

Reinas han existido siempre desde la antigüedad, en pleno ejercicio de sus funciones, y en algunos casos, María de Molina, Blanca de Navarra, Ysabel de Castilla, por no citar más que sucintos nombres y ejemplos de nuestra propia historia, con tanto o más acierto, que sus contemporáneos masculinos.

Sin pretender, pues, nada más que hacer sonar nuestras humildes voces en un tema tan antiguo como actual, y sabiendo de antemano, que la solución tampoco depende de nuestras cuartillas, ponemos nuestro granito de arena, cada uno según sus fuerzas, con la mejor voluntad en este problema que tanto afecta a la mitad de la humanidad por lo menos.

Yo, aunque mujer o, tal vez por serlo, prefiero darle al asunto un giro más poético, llamar a la razón y hacer hablar al sentimiento

Si me diste el corazón,

¿por qué huraño y mezquino,

siembras luego en mi camino

injusticia y sinrazón...?

 

                    Conchita Manzano.

[Mecanoscrit] [Estimat de 1972]


 

 


dissabte, 23 de juliol de 2022

A ti...

Extraño y dulce momento

de fantásticas quimeras,

que eternizó en el silencio

de tu mirada primera

las calidades prístinas

de luces tan femeninas,

que hasta el cendal de la luna

y el fulgor de los luceros,

fueron tristes espejuelos

de pobre luz opalina,

que inadvertidos murieron,

al ver brillar tus pupilas

cuando las mías te vieron.


Vibrando al primer acorde,

de este raro sortilegio

de fuerza inmisericorde,

he tenido el privilegio,

al que no tengo derecho,

de ver el fondo amoroso

de un sentimiento profundo,

en el que no tengo acceso,

y tu rostro ruboroso

en el eterno segundo

de cruzar nuestras miradas.


Hoy hay temblor en los sones

de mis sencillas tonadas,

de un corazón en canciones,

y un pecho en lucha encontrada

de alternativas razones

que no entiende el sentimiento.


¡Oh, extraño y dulce tormento!.


 

13-VIII-71     Álvaro Roger

Puerto de Sagunto


[Mª Concepción Manzano Álvaro]

[Manuscrit] [Mecanoscrits: 1 i 2]

diumenge, 17 de juliol de 2022

¡A qué lamentarse!

 Desde mi más tierna infancia 

siempre me asombré una cosa

escuchar con qué ignorancia

se lamenta del pasado

el que se encuentra ya anciano.


Así escuché muchos hechos

de posibles circunstancias

que recordaban sus pechos

que si de nuevo ocurrieran

de otra forma sucediera;

ya que sin lugar a duda

su comportamiento fuera

muy distinto, y más sesuda 

su forma de realizarla

y así mismo de lograrla.

 

Experimentar por mí,

fue manera de no dejar

nunca posibilidad;

más siempre alguna quedó,

(y me pareció normal)

por eso puedo decir:

que cosa de ancianos es

lamentar lo que se fué.


C. Manzano


[Manuscrit estimat de 1971 per la data dels escrits propers]

dissabte, 16 de juliol de 2022

O me sume o lo consumo

 El atardecer quebrose

en gris y pardo dorado,

cuando en mi casa adentrose

la sombra de mi adorado,

y en ella, manso quedose.


A su paso se dispuso

con anhelante contento,

la casa que es de mi uso,

y el expectante portento,

en ella quedó recluso.


En vano ya pretendía,

con mi torpe y lento paso

hacer lo de cada día;

pués del alba hasta el ocaso

mi alma a sus piés rendía.


Si nunca mi vida fuera

de saber vivir ejemplo,

con lo que ahora viviera

convertida en rudo templo,

por más vana la tuviera.


Su presencia rebosaba

límites de humana ciencia;

y si amante me miraba,

daba y curaba dolencia

que mi alma traspasaba.


No fuimos dos, fuimos uno

en arcangélico viaje

y en mi pecho de consuno,

su Faz me quedó en tatuaje,

y yá no tengo viraje:

o me sume, o lo consumo.


Barcelona, 4-XII-77

Mª. C. Manzano


[Manuscrit i mecanoscrit]

divendres, 15 de juliol de 2022