diumenge, 5 de juny de 2022

Obertura

El amor para mí está

formado por cosas finas,

grandes, chicas o divinas

humanas y pasionales.

 

No admito en él la rutina,

ni la inconstante medida;

y aunque la vida me enseña

que es así como procede,

no quiero cambiar mi idea

y en mi interior me retiro,

me retuerzo y desespero,

sin admitir que es amor

lo que vulgarmente veo.

 

Todo mi ser a él se vuelca,

mi mente e imaginación

y para captarlo más

le enseñé a mi corazón

desde su infancia a ensancharse

para que Amor no escapase

ni pasara inadvertido

oculto entre los ropajes

o tapado a mis sentidos.

 

Lo eduqué en las cosas bellas

con sentimiento y ternura

captando a luces de estrella

su rutilante hermosura.

 

Modelé mis sentimientos

en humanidades y artes.


El alma humana estudié

entrando en psicología

y sus bases desnudé.


Luego la filosofía

le dió norma al pensamiento

que me permitió encontrar

leyes del comportamiento.

 

Galanura en los decires

me gustaron aprender

y me empapé de sentires

del poeta y del juglar...

 

La música y la pintura

desvelaron sus secretos

y fué la danza y el canto

los que pose y compostura

me añadieron como encanto.

 

Así preparado estuve

para recibir Amor

poniéndole a su servicio

todo el ser y el corazón...

 

Más cuando el amor llegó,

ni fué sutil ni escondido,

como ardiente brasa vino

y me quemó el corazón.

 

ÁLVARO ROGER

Mª Concepción Manzano Álvaro 

[Mecanoscrit original]