diumenge, 11 de setembre de 2022

A mi portero

A Juan, hombre

honesto y ejemplar.

 

Atento y discreto

alerta y comedido

hacen de ti guardián perfecto

que cumple fiel su cometido.


Oteando siempre las entradas

en discreta y atenta vigilancia

idas y venidas tienes controladas

defendiendo la paz de nuestra estancia.


Multiplicándose en mil quehaceres

va sus primeras horas desgranando,

abre puertas, limpia, desempolva,

brillan los cristales, impolutas las paredes

esmero y cuidado a todo otorga

ayuda encuentra el que viene muy cargado

y una frase de ánimo el que llega muy cansado.


De la paz del recinto siempre ávido

se le encuentra a todas horas vigilante

y a cualquier incidente acude rápido

con interés sincero y anhelante.


En pequeños detalles se muestra servicial

cartas, diarios, guardar la llave,

paquetes, cestos; y al pasar

siempre se encuentra su saludo afable.


Con solicitud atentas

por todos nosotros se preocupa

con palabra discreta

interrumpiendo prudente

la tarea en que se ocupa

un momento solamente.


Fiel y constante

puntual y seguro

atento y vigilante

desde su rincón oscuro.

 

Su hombría de bien

de fuerte raigambre extremeña,

de todos merece parabién

de como su tarea desempeña.


Y al acabar sus quehaceres,

mientras vigila la puerta,

leer y escribir son sus placeres

y algún pequeño atisbo de poeta...



A Juan Mª Rodríguez, cordialmente,

 

Mª C. Manzano

Barcelona Octubre-74

 

[Manuscrit 1 i Manuscrit 2]